viernes, 15 de junio de 2018








SOBRE MIS PASOS





OVIEDO, CALLE SANTA SUSANA.  EL  SEMINARIO: SENSACIONES
CON IMÁGENES -¡CUÁNTAS!- COLGADAS DEL TIEMPO
Y DE LA NIEBLA. LAS VEO, FUGITIVAS Y VOLATINERAS.

AQUEL NIÑO, HOY  DE ENTONCES. LOS PASOS PARA VOLVER
DE LA VIDA QUE FUE :AQUELLOS PELDAÑOS,
LA ESCALINATA  HACIA LAS SOMBRAS COMO  LA LUZ.
ORACIONES Y PECADOS, CONFESIONES, INOCENTES
LOS AVATARES, CÁNDIDO DE MI, HIJO DEL PUDOR.  

Y AHORA, POR EL MINUTERO QUE  CORROE LOS AÑOS,
EN LOS SEGUNDOS DE UNA VISIÓN, DE REPENTE,
COMO UN BESO SIN DEDOS, LOS PASOS NUNCA PERDIDOS,
LOS RECUERDOS COMO SÍMBOLOS , ALMAS,  EN OVIEDO,
CALLE SANTA SUSANA. Y  AL FONDO,  LA IMAGEN DE LA ASUNCIÓN.

jueves, 31 de mayo de 2018





LOS ESPACIOS DE MI SOLEDAD




Para compartir y darles un trozo de vida social,
decirte los espacios de mi soledad, su territorio.
Son especiales. Me justifican. Los entiendo. Me hacen el caracol
con sus cambios de humor. Por eso te los escribo y  son ellos.

El verde, verdigris o celadón, me regala  mil palabras
donde quiera, árboles y silencio y herrerillos con sus búsquedas,
al amanecer. Como mis gentes  y sus pecados,  tiritan
en mi corazón. No me acusan ni los recuso:
hacen mi sombra  con el silencio y  su camino.

Están  los nombres de mis predios con sus rincones.
Y los abertales , llenos de abandono y  sin esperanza .
También la casa con el aire que respiran los fantasmas que me rodean
y sus vigilias y mis recuerdos con sus palabras
y las iras que me irritan los sueños en las noches
descabelladas. Todos me llevan, como el amor,  
a su rincón y me hacen el nombre con sabor a mí
y  el tuyo, sin voz,  como lastre del tiempo con la marca 
de los  pasos que son, por suerte, un simple recuerdo.    

sábado, 26 de mayo de 2018







Verde que te quiero Lorca 

Como sonrisa del agua o la risa del viento,
afloras en los hijos de tu soledad, los árboles y sus mil  dedos, los millones de hojas que te acunan y mecen y te hacen un mar inmóvil y verde, el celadón
como bruma en el horizonte, justo el marco para la  mirada
y la sombra que te visten  el alma con la piedra de los sueños: el Aramo.

A sus pies, te respiro y llenas mis pulmones con la espera,
ebrios, que esconde  tu corazón. Son vida
 por el sol  y  la luz, tus compañeras.  Y con el aroma
que tiñe el entorno del  verdigris, desde  Arabia
hasta el confín de la torre Eiffel, émula de la Libertad,
te hacemos el Turing con tu sabor  a primavera
henchida de inviernos con una mica de sal para
hacer del otoño aquel sabor de cielo y azul.

jueves, 17 de mayo de 2018


La ultima floración de la primavera es la suya, y la cierra de manera ostentosa. 




E S P I N E R A




¡Un suspiro! Tu color y el perfume como un  aroma de miel. Y  tus flores, por cientos o miles,
ósculos ebrios de sol, pestañean en  mi primavera. Te esperaba.
Sabía de ti como última forma de amar. La que sisaste al silencio invernal.
Lo mismo que yo. Y juntos, en complicidad , camín de Ramoniz
con la fuerza del amor, alientas  el alma de mi corazón: otro milagro
y vuelta a empezar. Entonces, en tiempo por andar,
mis palabras y las abejas te libarán. Serán en mayo,
un diecisiete, como hoy,  del diecinueve, a las 22.50 y una ilusión.

domingo, 13 de mayo de 2018






OSCURIDAD  l



. Mayo, domingo, 12/ 23.55  horas.

Hilvanar tus palabras  es buscar  miradas con agujas en la lengua. Más que el dolor, lo que asfixia las intenciones es un aire tan viejo como tu ausencia. Un aire que se hace con la fina ironía que me corroe y tu búsqueda para esconder los ojos.


Con las palabras se puede dar v ida a cualquier vivencia: basta acertar con la combinación. 



OSCURIDAD

. Sábado, 12 de mayo/ 13.00 horas. 

Hilvanar tus palabras  es buscar  miradas con agujas en la lengua.

sábado, 5 de mayo de 2018


   ESCONDITES

¡Me sirven! Los sueños  y las sombras  me sirven;  son pátina del tiempo
contra el olvido; son mis útiles  para los  sonidos de tu nombre   cuando suenan a sal y agua
y   cuando  sonríes.
Te escondo en el reino de Salomón;  y el día  4 de mayo,  a las 0.42,  transcribo  que el verdadero dolor es una quemadura infinita. Como ese amor que traspasa, como un viento helado, las palabras en el granero del corazón.  Y es 4 de mayo, a las 23.24 h.
 Como en el salmo, si te olvido que recuerde siempre a Jerusalén y me seque el alma cuando tu nombre se rompa en mi  paladar. Aunque sea el día 5 de mayo, a las 23.53 h.